¿Seguro?

Y entre besos y suspiros, se podían escuchar tus labios citarse las dudas que te decías, todas las noches, antes de dormir

Anuncios

Mis 20 años

Hace un tiempo cumplí mis 20 sin quererlos. Cumplí lo que llegué a pensar que jamás llegaría. Llegué a ser lo que imaginaba, ser “grande”,  pero no terminé siendo lo que pensé que sería…

Lloré el día de “mis mañanitas” pero fue distinto. No hice gran alboroto en el cuarto, no le grité a lo que sea que me hace viva, tampoco bajaron lágrimas de mis ojitos, pero sí llegué a sentir lo que nunca había sentido. El vacío.

La niñez me imaginó contenta pero no lo era, me pintó alegre pero estaba ansiosa, me soñó querida pero me sentía sola, me deseó adulta pero aun tenía solo 5 años.

Cumplí los 20 teniendo 5… cumplí “ser grande” siendo chiquita, soy lo que siempre he sido y yo, desde siempre soñando ser distinta…

Cumplí 20 años… cumplimos todos 20 años, mi depresión, el trastorno de ansiedad, las 2:30 de la madrugada, mis miedos, los sueños, el que se fue, lo que sobró de mi, el corazón, mis ovarios, la menstruación, lo que dijeron, mis sangres, el acné, la inseguridad, “¿será mañana?”, “me estará pensando”, agresividad, la diabetes, el descontrol, las agujas, el doctor, “hace 14 años que no hablamos”, los huecos entre mis dedos, la frialdad, las estrellas, el viento, lo que imaginé, “obsesivo compulsivo”, el hospital, “en un parcial”, los gritos, lo que rompí, lo que tiré, lo que quise ser, mis rizos, el pelo largo, las tijeras, la pintura negra, mis paredes, las velas, “brujería”, la magia, la ciencia, el espíritu, la muerte, el fuego… lo que soy.

Cumplimos todos 20 años hace un tiempo, ya es diciembre de nuevo, en unos días cumpliré 21, creo que esta vez los celebraré, ya es hora de vivirme los tiempos antes de que se me cumpla una vida y no me haya dado cuenta de nada…

La loto

Números tatuados en el plano inseguro de la vida. Tal vez son los kilómetros de distancia atlántica, o las horas que faltan para vernos… A veces pienso que es la probabilidad incierta de que funcione, o el número de días que me quedan para vivirte. Pero sí, siempre son números. Calculando para el no se qué de tu y yo.

Uno dos…

Cuéntame las veces que deseaste tocar mi cuerpo.
Cuéntame las veces que me pensaste a tu lado… Que dormiste con el aroma imaginario de mi esencia… Cuántas veces habrás intentado hacerme tuya y por qué nunca logras tenerme en tus brazos…

Solo somos esto que nos ha permitido ser la vida. Uno y dos. Contándonos el tiempo que nos queda para vivir de la lotería.

Los amantes de Poesía

David era muy joven para leer Poesía

Hector solo sabía esconder Poesía.

Para René era ilegal querer Poesía.

Antonio no sabía leer Poesía

Gabriel no logró entender Poesía

Enrique enloqueció por Poesía

Muchos han querido saber de Poesía.

Piensan que deben escribir Poesía, piensan que deben analizar Poesía, pero nadie sabe vivir Poesía.

Viva es Poesía. Vivir. Eso es Poesía.

-N.M.