El espejismo

Teníamos hambre de todo sin saber lo que eran los plurales, sin haber probado bocado, sin haber sentido hambruna, pero queríamos comer por bula todo aquello que se nos presentara.

Y luego de mirarnos las caras, todas hechas un desastre, lloramos como nunca antes sin saber por qué lo hacíamos.

Nunca supimos nada, tampoco lo sabremos nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s